Uncategorized

Os dije que la íbamos a liar, pero es que se nos ha escapado de las manos

  • abril 24, 2014

Así de claro. Hace poco más de un mes os explicaba que estábamos peleando por una nueva forma de hacer turismo cultural. Un turismo de calidad, respetuoso con la historia y espectacular. ¿Nuestro objetivo? Dejar con la boca abierta al consumidor cultural y al turista.

Lo que sucede es que se nos ha escapado de las manos. Y lo sigue haciendo cada vez que explicamos la historia, entintamos el cálamo o desenvainamos la espada. Hace dos fines de semana montábamos una recreación histórica en el castillo de Monzón que atraía en tan solo dos días a 3049 turistas. Durante cincuenta horas, veintiséis frares templarios vivimos en las mismas condiciones que lo hicieron nuestros antepasados en el año 1175. Ya saben: oficio litúrgico, comida, vestuario, horas de sueño… Una odisea jamás vista. Un espectáculo fiel a la historia. El no va más (según palabras de varios turistas).

Asimismo, han echado a rodar las visitas guiadas con recreación histórica al mismo castillo. Ya hemos hecho dos de un total de once que realizaremos en este año de 2014, y el cómputo de asistentes a ambas visitas lo dice todo: 600 personas siguieron nuestras explicaciones sobre el castillo, mientras los hermanos templarios explicaban cuáles eran las armas que usaban, cómo se organizaban en batalla, cómo vivían, cómo dormían o para qué utilizaban los edificios medievales que todavía se mantienen en pie.

¿Y eso fue todo? En absoluto. El pasado día veintitrés, día de San Jorge, en Alquézar, uno de los pueblos más turísticos de Aragón, joya del Somontano y la sierra de Guara, tuvo lugar la primera de un ciclo de varios visitas guiadas con recreación histórica, donde explicamos cómo se reconquistó Alquézar por parte de las tropas del rey Sancho Ramírez. Una ruta temática que dejó con la boca abierta a los asistentes. La prensa, la televisión y el boca a boca, me consta, está dando buena cuenta de ello.

Y, ¿ahora? La bola de nieve ya ha echado a rodar. El patrimonio, la historia y el arte aragonés jamás habrán sido divulgados como así va a suceder a partir de este momento. Bienvenidos a un mundo donde nuestra asombrosa historia cobra vida. ¿Me seguís?